HIKITE

 

El  hikite  es  uno  de  los  aspectos fundamentales del karate y una de las caracteríticas que más lo identifican dentro de las artes marciales.

El Hikite, la  mano  que  se  lleva al costado en casi todos los movimientos del karate, es uno de los conceptos que  menos  se  entiende, sobre  todo  si lo analizamos desde el punto de vista de practicantes de full contact, wing tsun, etc.

Hay tres conceptos que nos definen el movimiento de los brazos cuando se realiza una acción:

- Hikite: la mano que se recoge al costado.
- Sukite: la mano que realiza la acción.
- Soete: la mano que acompaña la acción, pero ejemplo, en el morote uke (hiji sasae uke) una mano realiza el bloqueo, pero la otra se coloca a la altura del codo acompañando al movimiento.

En  principio, el  Hikite  es un movimiento educativo que nos ayuda a coger la sensación de girar el cuerpo a la hora  de  realizar  una  acción  de bloqueo  o ataque. El puño se recoge al costado para ayudar al practicante a controlar el giro de la cadera y la finalización de la postura, también genera un par de fuerzas que  refuerza  la técnica que estemos realizando. Un ejemplo muy claro  de  esto  se  encuentra  en  el  primer  movimiento  de Pinan/Heian Sandan, si se realiza la técnica sin  hikite, es  muy  fácil  que  un  compañero  retire  el  brazo  en dirección contraria al bloqueo, en cambio si colocamos el  puño  en  el  costado  y  tiramos  del  codo  hacia  la columna vertebral, el efecto es el contrario, podemos ejercer mucha más fuerza, ya  que  ambos  hombros  se unen y podemos ejercer fuerza con todo el tronco al haber unido toda la musculatura de la espalda.

En el caso de los ataques, es conveniente, enseñar al practicante a que cuando realice la  técnica, se  fije  más en el hikite que en el sukite. Esto quizás es complicado de entender, pero tiene una explicación muy sencilla.

 

El ser humano se incapaz de disociar el movimiento de los brazos, no se puede lanzar un brazo de forma lenta y el otro recogerlo lentamente. Por lo tanto, como el movimiento del brazo más natural es la recogida, cuando ejecutamos una técnica debemos tirar del brazo extendido con la mayor  velocidad  posible, para  que  el  otro brazo salga lanzado hacia su objetivo. El ejemplo más claro de esta situación es  el  gyaku  tzuki  en  zenkutsu dachi. La  siguiente  imagen  presente  en  el  libro de  Masatoshi Nakayama, La dinámica del karate, la ilustra perfectamente.

 



Otro de los objetivos principales de hikite es el controlar la tensión del torso, pectorales, hombros, abdominal, etc. Es un movimiento que facilita la tensión de la parte superior del cuerpo en el instante final de la técnica.

El brazo debe ir directo al costado, un pequeño truco es lanzar el codo hacia atrás y intentando llevarlo lo más cerca  posible  de  la  columna  vertebral. Al  principio  es complicado, pero con un poco de práctica se pueden conseguir muy buenos resultados.

Todo lo arriba indicado indica la forma técnica de realizar el hikite, pero como cualquier movimiento en Karate, tiene una aplicación práctica. Una  de  las  principales  aplicaciones  del  hikite  es  la  de  tirar  del  adversario mientras se le golpea, lo cual incrementa la potencia del golpe, ya que se suman las fuerzas del  golpe  con  la del tirón. También se puede utilizar el hikite como  bloqueo  antes  de  realizar  una  acción, normalmente  nos encontramos secuencias en los katas que sólo tienen un bloqueo o combinaciones que acaban en un bloqueo.

 

En  ese  punto  es  cuando se puede utilizar el hikite como bloqueo e investigar que opciones nos da esa nueva situación. Por ejemplo, en el caso del shuto uke, podemos  utilizar  el  hikite  para  soltarnos  de  un  agarre  o bloquear un ataque que viene hacia nosotros y utilizar el shuto para golpear a la altura del cuello.